(55) 52 80- 9992

La generosidad de los desconocidos

No Comment
donamedula

Un agosto, recibimos un email del ministro de una iglesia en Fontana, California contándonos la historia de un padre y una hija que necesitaban ayuda para trasladarse del estado de Chiapas a la Ciudad de México, ya que la chica había sido identificada como donadora potencial para uno de los miembros de su iglesia que necesitaba un trasplante de médula ósea.

Un año antes, el paciente en cuestión había dejado su pueblo, las Margaritas, en busca del sueño americano, buscando unirse a sus hermanos para trabajar en Fontana y así ayudar a su familia en casa. Sin embargo, doce meses después, el nuevo inmigrante comenzó a sentirse enfermo y débil, y poco tiempo después sería diagnosticado con leucemia mieloblástica aguda.

Algunos Miembros de la iglesia, se dieron cuenta de que la situación del paciente era muy incierta. Cuidaban de él, mientras un hematólogo de uno de los mejores hospitales de cáncer en California le ofrecía un tratamiento de quimioterapia sin costo alguno.

El doctor y los líderes de la iglesia, contactaron a nuestro equipo en el DONORMO, dando toda la información necesaria para que DONORMO pudiera comenzar con la búsqueda de un donador altruista voluntario de la base datos del registro en México. Nos coordinamos con un laboratorio en Chiapas, para que las muestras de sangre fueran enviadas a la Ciudad de México. Cuando confirmamos que Leticia, una chica de 18 años, era una donadora compatible, ella junto con su padre viajaron a la embajada de Estados Unidos en Yucatán para solicitar una visa humanitaria. Tristemente la solicitud fue negada. Al mismo tiempo, la Iglesia en California también había contactado a las autoridades solicitando ayuda, suplicando a los consulados de Washington en Estados Unidos de Norteamérica y en San Bernardino con los mismos resultados.

Afortunadamente, unas semanas después, el médico encargado del tratamiento del paciente, recibió ayuda compasiva del gobierno de los Estados Unidos y fue informado de que el paciente estaría cubierto por un seguro médico estatal.

Nuestro equipo comenzó la tipificación HLA necesaria e hizo los arreglos necesarios, para hacer todos los estudios de salud de Leticia (estudios de laboratorio, clínicos, radiológicos, electrocardiograma) para asegurar que Leticia se encontraba en condiciones óptimas para donar sus “células madre”.

El gobierno mexicano, por medio de la Secretaría de Desarrollo Integral en el estado de Chiapas, pagaría los boletos de avión de Leticia y su padre para viajar a la Ciudad de México para completar el proceso de donación. Al llegar, Leticia estaba desnutrida, con anemia y con una salud precaria en términos generales. El equipo de DONORMO tuvo como primera meta que ella tuviera su salud completa antes de que pudiera proceder con cualquier posibilidad de donación.

Comunicándose en Tzotzil, su lengua materna, Leticia insistía en que no dejaría la Ciudad de México, si haber completado la misión de dar vida a otro ser humano. Tomó más de un mes para que Leticia estuviera lo suficientemente sana para seguir con la donación. Durante este tiempo nosotros en DONORMO, la iglesia de Fontana y el equipo médico del hospital del paciente trabajamos juntos para asegurar que todo el proceso se llevaría a cabo de forma correcta y de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales y que Leticia y su padre recibieran los mejores cuidados posibles.

La donación fue un éxito y el producto fue llevado en mano, en una hielera, con toda la documentación de las células y de salud de la donadora, por el mensajero a los EUA, inmediatamente después de la donación, toda vez que ya teníamos arreglada toda la documentación y permisos necesarios para la exportación. Mientras tanto, Leticia y su padre volvieron a su casa con la gente Tzotzil en la Sierra de Chiapas, pero estamos seguros que nunca olvidarán esta experiencia de vida tan maravillosa.

 

 

Fuente:
The Kindness of Strangers.-In: Sharing Life.- 
Inspiring stories of transplant patients and their lifesaving heroes. 
2015. Pág 118-121, 
Ed: World Marrow Donor Association-WMDA.- 
Armour Publishing. Sigapore., 2015, Pag: 118-121
Por Dra. Clara Gorodezky, Presidenta Del Consejo Directivo
De la Fundación Comparte Vida, A.C. 
Traducción QFB: Alejandra García, Voluntaria De La Fundación Comparte Vida, A.C
Ciudad de México, Abril 13 de 2017
Artículos Relacionados
Testimonio Gerardo Velázquez ( 22 may,2014 )

Deja un comentario

Nombre*
Sitio Web

Comentarios*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>